Visto: 3571

Recíbeme, con toda la miseria que hay en mí,
Con todos mis deseos de seguir, por tu camino
Iluminar, es hoy el reto en la oscuridad,
Servicio, entrega en fidelidad, hasta la muerte.

 

Hoy es tiempo de dar
a mano llena lo que se me dio,
De brillar hasta consumirse,
Iluminar al mundo en penumbras,
Hasta que no quede yo, sino Tú.

Dios, no hiciste una lámpara
para ocultarla bajo el ser de mí.
La llama que tu encendiste en mí
La ponga yo en lo alto
Y que María me ayude a decir sí.

 

Recíbeme, con toda la miseria que hay en mí,
..... por tú camino.

Categoría: