Visto: 1890

 

Mira, ¡cómo aclara en la cordillera!
¡Cómo florece el resplandor del sol!
¡Cómo la fría mañana se entibia!,
¡Cómo Dios nos da un día más de amor!

 

Y su luz recorre campos y florestas
Abarcando hasta el último rincón,
Penetrando por tinieblas, dando vida,
Y jamás detiene su calor.

 

Y aclaró
En el último rincón de mi pieza,
Aclaró
En el último rincón de mi corazón,
Aclaró
La eterna oscuridad del camino
Aclaró
¡Un día más de vida nos ofrece Dios!

 

Y de nuevo despertamos a la vida,
A entregarnos por entero a la labor;
Si pudiera detener esta rutina
Y dar gracias por que existo hoy.

 

Cambiaría como todo cambiaría
Por completo nuestra posición
De egoísmos y de falsa apariencias
Cambiaría nuestro falso amor.

Categoría: