Escrito por Webmaster
Visto: 638

Monseñor Vargas bendijo el Óleo Santo y los sacerdotes renovaron sus promesas y señaló que "Ansiar y testimoniar la alegría, es el núcleo central de nuestra labor de sacerdotes."


Con la asistencia de todos los sacerdotes que sirven en la diócesis se celebró en la Catedral San Marcos de Arica la Misa Crismal, oportunidad en que se bendice el óleo sagrado que será utilizado en las celebraciones de bautismo, confirmación y unción de los enfermos de las parroquias y capillas y la renovación de votos de los presbíteros ante el obispo diocesano.

La catedral recibió a una multitud de fieles que acompañaron al pastor y los sacerdotes en la renovación, Monseñor Vargas los acogió agradeciéndoles por estar "...en esta noche santa en que los sacerdotes se reúnen junto a su pastor, gracias por estar aquí, por acompañar a sus sacerdotes..."

El obispo de Arica, llamó a los sacerdotes a velar, mantener despierto el mundo para Dios, de pié en la verdad, en el compromiso con el bien, de pié, dispuestos a sufrir incluso ultrajes..." monseñor vargas señaló además que la labor del sacerdote es ser verdaderos testigos de la buena nueva de la salvación, como discípulos misioneros llamados a proclamar su palabra y administrar los sacramentos especialmente a los mas pequeños. "Ansiar y testimoniar la alegría es el núcleo central de nuestra labor" sentenció Don Héctor.

Al finalizar la eucaristía, los sacerdotes y el obispo fueron saludados con aplausos por los fieles asistentes, reflejando el intenso cariño y agradecimiento por su entrega.

Fuente: Comunicaciones Arica

Categoría: