Escrito por Webmaster
Visto: 586

 

Así lo planteó el Cardenal Francisco Javier Errázuriz a los más de 40 mil jóvenes que participaron de la Caminata de la Solidaridad, este sábado 22 de agosto, y que organizó la Vicaría de la Esperanza Joven.


El acto litúrgico que cerró la Caminata de la Solidaridad fue encabezado por el Arzobispo de Santiago, Cardenal Francisco Javier Errázuriz, quien junto al Vicario de la Esperanza Joven, padre Galo Fernández, y al Rector del Santuario de San Alberto Hurtado, Paul Mackenzie s.j., animaron a los miles de jóvenes presentes a asumir su responsabilidad en la construcción de Chile.

 

“Los jóvenes quieren subrayar que su misión está íntimamente ligada al futuro de Chile y por eso caminaron inspirados en las palabras ‘nuestra nación, nuestra misión’, que pronunció San Alberto Hurtado. Este llamado se centra en un compromiso muy profundo con los pobres, con la familia y con la vida. Son esos los tres pilares en los cuales los jóvenes desean comprometerse, especialmente para construir el futuro de nuestro país”, señaló el Cardenal Errázuriz.

 

 

El arzobispo resaltó el ejemplo del Padre Hurtado, quien a su juicio se comprometió incansablemente con todos los proyectos de Jesucristo y demostró una preocupación constante por la defensa en la calidad de vida de las personas. El pastor también pidió su intercesión para que ayude a todos los chilenos a formarse como ciudadanos y cristianos.

 

“Hay una juventud extraordinaria en Chile en la cual podemos tener mucha confianza. Es cierto que tienen desconfianza en la política, que rechazan una manera de hacer política y que no la aceptan. Sin embargo, la política que se origina en la solidaridad es extraordinaria”, dijo.

 

El Vicario de la Esperanza Joven, Padre Galo Fernández, invitó finalmente a los peregrinos a sellar su compromiso con un gesto sencillo: abrir los brazos y entrelazarlos entre todos los presentes. El sacerdote expresó que los chilenos deben superar las barreras que los dividen, para construir una gran cadena de hermandad.

 

“Con este gesto de hermanos queremos simbolizar la fuerza de la juventud, la fuerza multiplicadora del amor, la fuerza solidaria que reconoce y necesita el esfuerzo de todos. La tarea es grande y el compromiso por nuestra patria también debe serlo”, enfatizó.

 

El llamado ciudadano a los jóvenes

 

Teniendo presentes los más de 2 millones de jóvenes que aún no se han inscrito en los registros electorales, el llamado fue directo y concreto, por parte de la Iglesia.

 

“Se podrá discutir si es que el voto es obligatorio o no desde el punto de vista jurídico o legal, pero el que quiere ser responsable con su propio país, que quiere solidarizar con el destino de la patria, evidentemente tiene la obligación moral de inscribirse y votar”, afirmó el Cardenal Errázuriz.

 

Los presentes acogieron con entusiasmo las palabras del Arzobispo, y Gabriel Lazcano en representación de los jóvenes católicos dijo: “vine a caminar porque quiero hacer de Chile una tierra de hermanos, quiero caminar para celebrar el compromiso de tantos jóvenes en acciones solidarias, pero quiero más, quiero que todos nos involucremos y que seamos nosotros los jóvenes quienes elijamos a nuestros gobernantes y quiero expresar mi compromiso con mi inscripción en los registros electorales”.

 

 

La diversidad de la convocatoria

 

Familias completas han hecho tradición su participación en la Caminata, prueba de ello son las Cheuque Saldaña, de la parroquia el Sagrario, que junto a su madre y tía vivieron con intensidad cada momento: “Nosotros venimos siempre y traemos a nuestras hijas para que ellas también se enamoren de Cristo como nosotras”.

 

Auristela Silva del Colegio Santo Tomás, viene con su nieto y se siente devota del Padre Hurtado “Él es un santo muy milagroso y yo creo en él así como también cree toda mi familia”.

 

Carmen Jaureui, de la Parroquia Santa Rita de la Reina. “Yo desde hace años que vengo, siento que renueva mi espíritu y me encanta ver la cantidad de personas que se suman a esta peregrinación, creo en el Padre Hurtado y sobre todo en Cristo”.

 

También los discapacitados acudieron a la cita, y los acompañó Patricio Castillo de la Comunidad Papa Juan XXIII que por medio del lenguaje de señas transmitió cada momento, “es importante estar acá y que ellos compartan esta experiencia, hemos ido a muchos lugares y es primera vez en esta caminata, esperamos seguir viniendo”.

 

 

Fuente: Comunicaciones Vicaría Esperanza Joven

 

Categoría: